Llegó el momento decisivo para la oposición en Venezuela

La hora de la verdad parece haber llegado para la opositora Asamblea Nacional de Venezuela, que deberá decidir entre la arriesgada decisión de nombrar un gobierno de transición para remplazar al gobernante Nicolás Maduro o mantenerse al margen para sobrevivir en la irrelevancia bajo un régimen dictatorial que consolida su poder, dijeron analistas.

Esto surge mientras Maduro se prepara para asumir su segundo mandato de seis años este jueves 10 de enero, con el rechazo pleno de la comunidad nacional e internacional, las cuales calificaron su elección del 20 de mayo de 2018 como “ilegales”.

El nombramiento de un nuevo presidente, tarea que según la Constitución venezolana recae sobre la Asamblea Nacional, es vista como instrumental a fin de orquestar los esfuerzos de la comunidad internacional para enfrentar al régimen, tras declarar como fraudulento e ilegítimo lo que llamó un simulacro de elección presidencial, que Maduro dijo haber ganado.

Pero la declaratoria luce como un paso peligroso para el grueso de los diputados de la oposición.

“El día de ayer […] amenazaron con cerrar el parlamento y amenazaron con cárcel a los dirigentes que apoyaran la declaración del Grupo de Lima”, dijo el recién nombrado presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, en una teleconferencia organizada el miércoles por el Atlantic Council.

El Grupo de Lima, organización que agrupa a varios de los principales países del hemisferio, declaró nuevamente la ilegitimidad del nuevo período presidencial e instó a Maduro a entregarle el poder a la Asamblea Nacional.

El régimen ha demostrado en distintas ocasiones que está dispuesto a violar la inmunidad parlamentaria de los diputados de la oposición y encarcelarlos si éstos se atreven a enfrentarlo.

Sin embargo, el ambiente ha cambiado y actualmente la comunidad internacional da señales de estar dispuesta a apoyar los esfuerzos de la oposición de salir de Maduro, a diferencia del escenario que predominó por años tras el fallecimiento del presidente Hugo Chávez.

“Lo que estamos viendo es una conjunción de astros internacionales favorables a un cambio de régimen en Venezuela”, dijo desde Miami la ex ministra venezolana Beatrice Rangel.

“Hoy tenemos a Brasil, el país más grande y de mayor potencial económico de América Latina que identifica el problema de Venezuela como un riesgo para su seguridad nacional. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, donde ya está empezando a hacer mella el problema de Venezuela”, dado que las autoridades policiales llegaron a la conclusión que “la alianza entre el crimen organizado y el gobierno de Venezuela” está contaminando el sistema financiero internacional con dinero sucio canalizado a través de los activos de Petróleos de Venezuela.

“Y ahora tenemos a toda América Latina sufriendo de una manera u otra la crisis humanitaria de Venezuela, siendo el más afectado Colombia”, cuyos planes de desarrollo están hoy amenazados por la crisis social que representa el repentino ingreso de más de dos millones de venezolanos, agregó.

En ese escenario de cambio, el punto más débil es precisamente la oposición, que ha fracasado en ejercer el liderazgo en los esfuerzos de cambio.

El ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria, dijo estar preocupado por los esfuerzos de algunos sectores de la oposición por dilatar la toma de decisiones dentro de la Asamblea Nacional, utilizando conceptos que solo generan confusión y pueden ser empleados como excusa para que la Asamblea no nombre a un nuevo presidente que remplace a Maduro.Play VideoDuration 2:42

“Están tratando de utilizar el término ‘usurpación de poder’ para evitar el uso de la palabra ‘vacancia de poder’ ,que es el utilizado en la constitución para salir a declarar un nuevo gobierno”, explicó Arria.

El embajador también objetó el uso por parte de algunos parlamentarios del término “Consejo Consultivo” para orquestar la transición, el cual no aparece en ningún lado en la Constitución.

“Sin la menor duda, se está evadiendo, por razones más que legítimas de temores”, la responsabilidad histórica que los diputados tienen por delante, manifestó el diplomático venezolano.

Muchos de los diputados de la oposición se encuentran en una especie de situación de secuestro bajo la intensa presión del régimen. Los integrantes de la nueva directiva de la Asamblea Nacional ya están sujetos a acusaciones de recibir fondos de la corrupción, dejando entrever la posibilidad de ser arrestados, agregó.

En la teleconferencia del miércoles, Guaidó mencionó la posibilidad de crear un “Consejo de Transición” y de buscar un consenso nacional e internacional para salir del régimen, pero se abstuvo de hablar sobre el nombramiento de un nuevo gobierno desde la Asamblea Nacional.

Esos temores en el pasado han llevado a algunos sectores de la oposición a tratar de emprender un camino menos frontal, con una estrategia ligada a promover procesos electorales y el diálogo con el régimen.

Pero ese camino se agotó, dijo desde Miami el ex senador venezolano Pablo Medina.

“Maduro es un dictador que no va a transferir el poder [voluntariamente] a la Asamblea Nacional y la AN está sometida a un conjunto de presiones” que dificultan que los diputados procedan a adoptar la línea dura de nombrar a un nuevo presidente y un nuevo gobierno de emergencia nacional, advirtió Medina.

Una encuesta dada a conocer el miércoles por la firma Meganálisis mostró que un 81.3 por ciento de los venezolanos apoyaría un gobierno de transición para sustituir a Nicolás Maduro.

Fuente: El Nuevo Herald/Antonio María Delgado

A

V

E

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *