Conocido sacerdote de Detroit retirado del púlpito

La Arquidiócesis Católica Romana de Detroit dijo ayer domingo que retiró a un prominente sacerdote del ministerio público después de revisar lo que describió como una “acusación creíble ‘ de que había abusado sexualmente de un niño hace décadas.

El reverendo Eduard Perrone fue suspendido del ministerio el viernes, un mes después de que The Associated Press comenzó a preguntar al pastor, a la arquidiócesis y a las autoridades policiales acerca de las alegaciones de un antiguo monaguillo de que Perrone lo había manoseado.

Funcionarios de la Arquidiócesis dijeron a la congregación de Perrone en la parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen María durante los servicios del domingo que los miembros de la junta de revisión de la arquidiócesis local encontraron una “apariencia de verdad” a las acusaciones, pero que mantienen una presunción de inocencia.

Algunos feligreses expresaron su sorpresa al escuchar el anuncio, y una mujer se salió del servicio calmarse afuera. Después de la misa, varias personas se detuvieron en la parte de atrás de la iglesia para hacer preguntas a dos funcionarios de la arquidiócesis y recoger una declaración escrita sobre Perrone.

El pastor tiene prohibido representarse como sacerdote o usar vestimenta clerical mientras el Vaticano revisa las acusaciones, dijo la arquidiócesis en el comunicado.

La declaración también dijo que la arquidiócesis había informado de la acusación a las autoridades locales y a la oficina del fiscal general de Michigan. La oficina del fiscal general declinó hacer comentarios el mes pasado, pero tiene una investigación abierta sobre el abuso de clérigos en la Iglesia Católica en Michigan y acusó a cinco hombres que eran sacerdotes de 21 cargos de conducta sexual inapropiada en mayo.

El domingo, la Arquidiócesis de Detroit agregó el nombre de Perrone a su lista de docenas de sacerdotes con acusaciones creíbles, muchos de ellos fallecidos. Más de 140 órdenes religiosas y diócesis católicas romanas han publicado listas similares. La mayoría de esas listas se publicaron o se actualizaron significativamente, ya que el verano pasado, un gran jurado de Pennsylvania detalló cientos de casos de presuntos abusos.

Perrone, quien cofundó un grupo sin fines de lucro llamado Opus Bono Sacerdotii en 2002 para apoyar a los sacerdotes que enfrentan acusaciones de abuso u otros problemas, no respondió a las solicitudes de comentarios el domingo. En la rectoría donde vivía, una mujer que abrió la puerta dijo que “no había manera” de contactar a Perrone y le pidió a un reportero que orara por el sacerdote.

El mes pasado, Perrone negó haber cometido algún delito cuando la AP le preguntó sobre las acusaciones de que hace años, invitaba a los monaguillos a la casa del lago de su madre, donde jugaba a la lucha con ellos en el agua durante horas. A veces, la lucha se convertía en toqueteos y manoseos, dijo un ex monaguillo que habló con AP en condición de anonimato para proteger su privacidad.

Perrone dijo que fue la primera vez que se enteró de cualquier acusación en su contra. “Nunca tocar de manera inapropiada”, dijo. “Nunca hubiera hecho algo así”.

Dijo que otros adultos siempre estaban presentes cuando se reunían en la casa del lago y que todos estaban “completamente vestidos”.

Perrone también negó las acusaciones de dos individuos de que sirvió vino a menores de edad, pero luego describió el ofrecimiento de vino a un niño. “Quiero decir que es posible que haya tomado vino en su presencia”, dijo, “pero nunca les he dado una bebida. De hecho, una vez recuerdo estar con uno de nuestros monaguillos y su padre en la rectoría y dije: ‘¿Quieres que él tome un poco de esta copa de vino?’ que estábamos bebiendo y no era el papá, fue el niño el que dijo: ‘No, no quiero nada de eso’. Nunca bebo vino”.

Otros tres ex monaguillos entrevistados por AP dijeron que nunca habían experimentado ni oído hablar de abuso sexual por parte de Perrone, aunque uno dijo que Perrone le golpeó la cabeza con un libro por mal comportamiento y otro dijo que cuando era niño temía que el sacerdote lo golpeara. También hablaron bajo condición de anonimato para proteger su privacidad.

Durante 25 años, Perrone ha presidido su iglesia, conocida localmente como Assumption Grotto, un imponente edificio de piedra rodeado de terrenos abandonados en el centro de Detroit. Un archiconservador que ha criticado los valores liberales y la homosexualidad dentro de la iglesia católica, Perrone ofreció una misa en latín, predicando sermones estrictos a unos 600 congregantes los domingos, a menudo regañándolos por no ser verdaderos creyentes y por ser ingratos e impuros.

En un boletín reciente de la parroquia, Perrone escribió sobre el impacto del abuso sexual y otras faltas de conducta dentro de la iglesia. “La vergüenza real no es la publicidad de los horribles pecados secretos, sino la descarga de la lujuriosa pasión, la degradación de la carne, los pecados mortales cometidos”, escribió. “¿A dónde fue la santidad?”, preguntó.

Fuente: Voa News.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *