Demócratas y algunos republicanos se oponen a emergencia nacional

Ante la posibilidad de que el presidente Donald Trump declare una emergencia nacional para terminar de financiar el muro en la frontera sur de EE.UU., los demócratas han calificado la acción como ilegal y buscarían la forma de bloquearla.

Los demócratas en el Congreso aseguraron que sería “un acto no legal” y “un gran abuso de poder de la presidencia”.

En una declaración conjunta el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, y la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, afirmaron que el “Congreso defenderá nuestra autoridad constitucional”.

“Esta no es una emergencia, y el intento del presidente de sembrar miedo no la hace realidad”, indicaron Schumer y Pelosi.

Mas temprano, durante una rueda de prensa semanal, Pelosi descartó que vaya a desafiar legalmente a Trump, pero dijo que debería haber una gran “intranquilidad y consternación” por su extralimitación de la autoridad ejecutiva.

El senador demócrata Ron Wyden declaró que tomará medidas para detener “esta horrenda y bizarra idea. Mientras las personas tienen la oportunidad para buscar cuáles son las implicaciones reales, tendremos un fuerte apoyo bipartidista para oponernos a esto …”, indicó.

Algunos fiscales generales estatales demócratas incluso ya han asomado la posibilidad de acudir a las cortes para bloquear la posible declaración de emergencia de Trump.

Es el caso del fiscal general de California, Xavier Becerra, y el de Washington, Bob Ferguson. Becerra afirmó en su cuenta de Twitter que la crisis fronteriza es creada por el presidente y “haremos lo que debamos hacer para que responda (por su decisión)”. Ferguson indicó que esta decisión afecta la ayuda federal del estado y que tomará “los pasos apropiados para bloquear esta ilegal acción”.

Por su parte, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, dijo al presidente que, “nos veremos en la corte” si declara la emergencia nacional.

Legisladores republicanos han advertido que declarar una emergencia nacional podría sentar un precedente peligroso, abriendo las puertas para que un futuro presidente demócrata esquive al Congreso.

La senadora Susan Collins, una republicana moderada, afirmó en un comunicado que: “Declarar una emergencia nacional para este propósito sería un error por parte del presidente”.

El senador Marco Rubio, fue uno de los16 senadores que votaron en contra del nuevo acuerdo de gastos para evitar otro cierre que incluyó un compromiso sobre la seguridad fronteriza en lugar de las demandas del presidente Donald Trump de un muro.

El republicano de Florida dijo que votó en contra del paquete porque no incluía fondos para desastres para las víctimas del huracán Michael.

“Hace tres semanas, los republicanos del Senado votaron abrumadoramente para ayudar a las comunidades de Florida devastadas por el huracán Michael”, dijo Rubio. “Pero ahora, los negociadores del Congreso no incluyeron fondos para desastres en este paquete, por lo que pueden usarlo como palanca en un próximo esfuerzo para elevar los límites de gastos. No apoyaré el uso de comunidades devastadas en Florida como peones para algún acuerdo legislativo futuro”.

“Tenemos una crisis en nuestra frontera sur, pero ninguna crisis justifica violar la Constitución”, dijo Rubio. “La emergencia nacional de hoy es la seguridad fronteriza. Pero un futuro presidente puede usar esta misma táctica para imponer el Green New Deal (ley ambientalista). Esperaré para ver en qué poder legal o constitucional se basa el Presidente para justificar tal declaración antes de hacer una declaración definitiva. Pero soy escéptico, de que será algo que pueda apoyar”.

El también senador por Florida, Rick Scott, votó a favor de la medida.

Después de la votación, Rubio también planteó preocupaciones constitucionales sobre la amenaza de Trump de declarar una emergencia nacional y utilizar la ayuda para desastres para pagar su muro en la frontera sur.

De acuerdo con asistentes del Congreso, la versión final de la legislación le daría a la administración Trump $ 1.37 mil millones en dinero nuevo para ayudar a construir 55 millas (88.5 km) de nuevas barreras físicas en la frontera suroeste, mucho menos de lo que ha exigido.

Muchos menos que los $ 5.7 mil millones que solicitó en diciembre para la construcción del muro fronterizo, y que no obtuvo, lo que forzó al cierre parcial de 35 días, el más largo de la historia del país.

Fuente: Voa News.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *