El “brexit” llega a su recta final: Gran Btreaña a punto de salir de la Unión Europea

La saga del “brexit” llega a su clímax este martes, cuando el Parlamento del Reino Unido vota sobre el acuerdo de la primera ministra con la UE. ¿Se quedará Theresa May sin trabajo?

¿Qué están votando los diputados?

El debate y la votación es sobre si el Parlamento aprueba una moción que declare que los parlamentarios respaldan el Acuerdo de Retirada, un texto legalmente vinculante que establece los términos para abandonar la UE. Por separado, a los parlamentarios también se les pedirá que voten una declaración que detalla la relación del Reino Unido con la UE posterior al llamado “brexit”.

May necesita 318 votos para ganar, pero no cuenta con una mayoría absoluta de los 650 diputados, y los partidarios de línea dura del “brexit” en su Partido Conservador han dicho que votarán en contra de su plan.

El partido unionista irlandés del norte, DUP, que apoya al Gobierno de May, también se opone al acuerdo en su forma actual, debido a la inclusión de la llamada cláusula de respaldo. Esta disposición mantendría una frontera abierta entre Irlanda del Norte, un territorio británico, e Irlanda, miembro de la UE, si el Reino Unido y la UE no logran un un nuevo acuerdo de libre comercio para diciembre de 2020. Tanto el DUP como los parlamentarios conservadores de línea dura temen que este mecanismo ate al Reino Unido a la UE por tiempo indefinido.

¿Como funciona?

Cinco días de debate comenzaron el 9 de enero. El 15 de enero, los parlamentarios cerrarán el debate y se embarcarán en una serie de votaciones. Primero, para aprobar o rechazar enmiendas a la moción del Gobierno y, luego, para respaldar o rechazar la moción.

El Gobierno ya ha sufrido dos reveses. Primero, los parlamentarios aprobaron una enmienda que recortará sus poderes de recaudación de impuestos y prohibirá medidas de gasto para contrarrestar el impacto de un “‘brexit’ duro”, si el acuerdo no recibe la aprobación del Parlamento.

En otra derrota para el Gobierno, los parlamentarios respaldaron una enmienda relacionada con la fecha en que May tendría que presentar un plan B de “brexit”, en caso perder la votación.

En circunstancias normales, el Gobierno tendría 21 días para encontrar una alternativa. Sin embargo, dada la situación actual, la derrota de su moción significaría que May tendría que presentar un nuevo plan en un plazo de tres días.

El anuncio

La votación comenzará a las 8 de la noche (CET). Como indica el protocolo, el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, pedirá a los partidarios de la moción que griten “sí” y a los que están en contra que griten “no”. Si el presidente del legislativo no puede juzgar si hay un resultado claro, llamará a una “división” ordenando “despejar los lobbies“.

Durante una división, los parlamentarios se dividen en dos lobbies: en uno a favor y uno en contra. Mientras caminan a sus lobbies, los secretarios registran sus nombres, que luego son contados por cuatro escrutadores designados. Los resultados se escriben y se entregan al escrutador principal. Los escrutadores se alinean frente a la Mesa de la Cámara, ante su presidente, y uno de ellos lee el resultado. Los resultados escritos se pasan luego al presidente, quien vuelve a leer las cifras y anuncia el resultado. Todo el proceso dura unos 15 minutos.

¿Qué pasa si May pierde?

La ley establece que el Gobierno tiene 21 días para declarar cómo quiere proceder. Como se indicó anteriormente, ese período se ha limitado a tres días. May ha dicho que si se rechaza la moción, el Reino Unido dejará la UE el 29 de marzo sin acuerdo.

Para May, personalmente, podría significar el fin de su mandato como primera ministra. Sumada a los 117 de 317 diputados de su partido que votaron en su contra durante la moción de confianza de diciembre, una derrota este martes aumentaría la presión para su renuncia.

¿Y la oposición?

Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, dijo que su partido votará en contra del acuerdo y convocó a una elección general, en caso de que el Gobierno pierda la votación y May se vea obligada a renunciar.

En un primer paso, Corbyn anunció que llamaría a un voto de desconfianza en el Gobierno. Si se convocan elecciones generales y el Partido Laborista sale victorioso, Corbyn ha dicho que renegociará los términos del acuerdo brexit con la UE.

Tampoco ha descartado un segundo referéndum, favorecido por muchos en el Partido Laborista, pero solo si no se puede asegurar una elección.

¿Una crisis constitucional?

Algunos observadores políticos están describiendo este juego final del “brexit” no como un pugna de poder entre el Reino Unido y la UE, sino más bien como una amarga lucha entre el Gobierno y el Parlamento británico, además de cómo la posible antesala de una crisis constitucional, ya que nadie sabe realmente qué pasará después.

Actualmente no hay mayoría para ninguna de las opciones disponibles: ni para el “‘brexit’ duro”, sin acuerdo, que impondría barreras comerciales y podría provocar un atasco en los puertos y escasez de bienes; ni para un “‘brexit suave'”, que mantendría al Reino Unido del futuro más cerca del Reino Unido actual, o un segundo referéndum.

Fuente: DW.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *