Emilio y Gloria Estefan listos para reinaugurar hotel de Miami Beach

Cuatro años, $15 millones y la pasión de sus dueños traen un ola de aire fresco al histórico Hotel Cardozo en Miami Beach’.

“Todo es nuevo”, dijo Emilio Estefan, propietario del hotel con su esposa Gloria. “Los baños, los pisos, los equipos de aire acondicionado. Por eso se demoró cuatro años. Dije que si íbamos a hacerlo que fuera de primera clase”.

Cuando el histórico hotel de Ocean Drive abra otra vez este miércoles 15 de mayo, los que lo conocían de antes encontrarán un mundo de blancos, nuevos pisos de mármol, columnas interiores cubiertas de mosaicos color crema y sofás blancos. Y los acentos, como las sillas de madera y las velas blancas están diseñados para crear un ambiente relajado.

Todo esto es muy diferente de los muebles oscuros, paneles de madera y cabeceras de cama con motivos de animales de otros años.

Construido en 1939 y con el nombre de Benjamin Cardozo, ex magistrado de la Corte Suprema de Estados Unidos, el hotel, de tres pisos y 41 habitaciones, está en una esquina que mira al Lummus Park y al mar. Henry Hohauser diseñó el edificio, junto con otros estilo art deco de South Beach, entre ellos el Hotel Park Central (ahora el Celino South Beach), el Hotel Essex House (ahora el Essex House by Clevelander) y The Webster. El Cardozo fue uno de los primeros hoteles históricos de Miami Beach en ser renovado a principios de los años 1980.

Cuando los Estefan lo compraron en 1992, muchos cuestionaron la inversión.

“La gente se preguntó por qué comprábamos en Ocean Drive, si estaba lleno de ancianos”, dijo Estefan.

“Todo cambió y uno tiene que ir con los cambios. Ocean Drive representa a Miami, es un ejemplo perfecto de lo que es Miami”.

Desde los años 90, los Estefan han modernizado el hotel dos veces, en momentos que el vecindario se transformaba a su alrededor. En el hotel se filmaron varias películas desde entonces. Escenas de la cinta The Birdcage, de 1996, se filmaron en el Cardozo, al igual que algunas de There’s Something About Mary, de 1998; también se filmaron allí escenas de Any Given Sunday, de 1999, y Marley & Me, de 2008.

Fuente: El Nuevo Herald.com/Taylor Dolven

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *