Empacando maletas: Trump planea agitado verano de viajes

Cuatro días en Tokio, luego a ver a la reina Isabel antes de una excursión a Normandía, Francia, y tal vez un tiempo en Irlanda.

¿Un viaje de regreso a Japón? ¿Por qué no?, incluido Seúl. Luego regresa a Francia para una cumbre con los líderes mundiales.

El presidente Donald Trump, un hombre acostumbrado a su casa, se prepara para un ocupado verano de viajes con miras al 2020, con un itinerario que hará que el Air Force One vuele más de 36.000 millas, casi 1,5 veces la circunferencia de la Tierra, sin contar los viajes en helicóptero ni las caravanas.

Los numerosos viajes internacionales son un marcado cambio de ritmo para un presidente al que le gusta dormir en su propia cama y que rara vez se aleja de la Casa Blanca, a menos que sea a sus propiedades. El calendario repleto es producto de un intento concertado por parte de Trump para aprovechar las prebendas de la presidencia en camino a la temporada de reelección, y una casualidad del calendario de cumbres mundiales.

Ocurrirá al mismo tiempo que una serie de desafíos extranjeros, desde Venezuela hasta Corea del Norte e Irán, confrontan a un presidente que se postuló bajo una plataforma aislacionista de “Estados Unidos Primero”.

“Cuando las cosas están bien en Washington, hay un llamado a ir al extranjero, ser diplomático, reunirse con líderes en el extranjero” y redirigir la atención de los medios, dijo Julian Zelizer, profesor de historia en la Universidad de Princeton. Señala Zelizer que las administraciones de la Casa Blanca a menudo esperan que las imágenes transmitidas por estos viajes ayuden a los presidentes a verse más “presidenciales”.

Un flujo de imágenes de televisión de Trump con líderes extranjeros “hace parecer que él es quien dirige el país, en contraste con los demócratas”, dijo Zelizer.

Se prevé que Trump partirá el viernes para una visita de estado de cuatro días a Japón, donde será el primer líder mundial en reunirse con el nuevo emperador del país. Planea celebrar una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro Shinzo Abe y entregar un trofeo en un torneo de lucha de sumo.

Cinco días después de que llegue a casa, Trump se va a una visita de estado en el Reino Unido, donde se reunirá con la familia real y conmemorará el 75 aniversario del Día D con ceremonias en Portsmouth, Inglaterra y Normandía.

Se esperaba que regresara a Irlanda, donde es propietario de un campo de golf, pero esa parada fue cuestionada debido a las preocupaciones del primer ministro Leo Varadkar sobre la reunión con el presidente en una propiedad de Trump en lugar de un territorio más neutral, según los medios irlandeses. El viceprimer ministro Simon Coveney dijo que los informes sobre la disputa eran “una exageración total” y dijo a la emisora irlandesa RTE que aún se estaban finalizando los detalles de la visita.

El final de junio verá a Trump en Japón por segunda vez. Las reuniones con el presidente chino Xi Jinping y el presidente ruso Vladimir Putin se planean al margen de la cumbre del Grupo de los 20 en Osaka, seguida de consultas en Seúl con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, sobre el estado de las negociaciones nucleares de Corea del Norte.

Trump regresa a Francia a fines de agosto para una cumbre del Grupo de los Siete en la ciudad costera de Biarritz, en la costa del País Vasco.

Es probable que Trump se pierda al menos durante un día de los debates presidenciales demócratas inaugurales, programados para ser celebrados en noches consecutivas a fines de junio debido al amplio campo de posibles aspirantes a derrotarlo Trump. Mientras que sus rivales claman por la atención en el escenario, Trump estará en el extranjero, será recibido con alfombras rojas, honrado con cenas del estado y participará en discusiones sobre políticas con presidentes y primeros ministros.

Es una pantalla dividida que su campaña está esperando ansiosamente.

“Mientras se pelean en un campo de dos docenas de socialistas, el presidente Trump está orquestando la economía más saludable que se haya registrado, rectificando nuestras relaciones comerciales en todo el mundo, reuniéndonos con líderes mundiales e impulsando la política exterior de Estados Unidos Primero”, dijo la portavoz de la campaña Kayleigh McEnany. “Todo esto mientras se reúne con sus partidarios en todo el país. Le diría a los demócratas (candidatos)al 2020, buena suerte poniéndose a la par”.

Los viajes también se producen cuando la política exterior está dominando cada vez más la agenda de Trump. Su gobierno está promoviendo un cambio de gobierno en Venezuela, el amigo de Trump, Kim Jong Un, está disparando misiles en Corea del Norte, y las tensiones están aumentando entre EEUU. e Irán. Estados Unidos libra una creciente guerra comercial con China, con las negociaciones para encontrar una solución en su punto más bajo en meses.

Si bien el equipo de Trump cree que el esplendor de los asuntos globales ofrece una ventaja al titular, también presenta dificultades. Trump a veces ha burlado el protocolo diplomático y ha puesto en tela de juicio el compromiso de Estados Unidos con sus alianzas como ningún líder reciente. Esa es una línea de ataque frecuente de los demócratas, como el exvicepresidente Joe Biden, que ha convertido el retorno a una política exterior internacionalista en el centro de su campaña.

Ya, las encuestas muestran que los asuntos globales amenazan con ser una responsabilidad política importante para Trump en su candidatura a la reelección de 2020.

En general, el 63 por ciento de los estadounidenses desaprobó el trabajo de Trump en el manejo de la política exterior en una encuesta de enero realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research. Al igual que otros temas, la división partidista fue abrumadora: el 76 por ciento de los republicanos aprobó, mientras que solo el 8 por ciento de los demócratas dijo lo mismo.

Después de un par de giras torbellino en 2017, Trump se ha rezagado de sus predecesores en los viajes al extranjero y se ha saltado varias reuniones mundiales a las que suelen asistir los presidentes estadounidenses, enviando al vicepresidente Mike Pence. Sus asistentes a menudo notan que Trump acepta viajar antes de tiempo y luego se queja del ritmo del viaje una vez que están en camino.

No obstante, Trump, al igual que otros presidentes, a menudo ha tratado de desplegar la majestuosidad de los viajes presidenciales con fines políticos, utilizando Air Force One como telón de fondo para los mítines de campaña y reproduciendo imágenes de sus reuniones con líderes mundiales en videos tuiteados.

Pero Ari Fleischer, secretario de prensa de la Casa Blanca bajo el gobierno del presidente George W. Bush, dijo que no creía que las imágenes fueran importantes para Trump.

“No creo que haga una diferencia”, dijo. Si bien los presidentes anteriores pudieron haber estado dispuestos a mostrar sus conocimientos sobre política exterior, forjar alianzas y transmitir fuerzas, Fleischer dijo que “este ciclo no es así” porque el atractivo de Trump está impulsado sobre todo por su personalidad.

Zelizer estuvo de acuerdo, observando la inusual estabilidad de las calificaciones de aprobación y desaprobación de Trump.

Para los que odian a Trump, esas emociones “eclipsarán cualquier apretón de manos”, dijo, mientras que “para los que lo aman, no creo que sea por eso”.

Fuente: Agencia AP

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *