Fiscal general de EEUU denuncia “serias irregularidades” en la cárcel donde murió Epstein

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, mostró este lunes su enfado antes las “serias irregularidadades” del Centro Correccional Metropolitano donde murió el sábado el multimillonario acusado de abuso a menores y tráfico sexual, Jeffrey Epstein.

“Estaba paralizado y realmente enojado al conocer la negligencia (de prisión federal neoyorquina) para asegurar de manera adecuada a este preso”, dijo Barr a un grupo policial de Nueva Orleans. “Ahora estamos descubriendo serias irregularidades en esta instalación, que son profundamente preocupantes y exigen una investigación exahustiva”, añadió el fiscal.

Las declaraciones de Barr son reveladoras ya que él es el encargado de supervisar las prisiones federales como el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan. Por ello, desde que se hizo público el “aparente suicidio” del encarcelado han llovido duras críticas sobre su gestión.

El Centro Correccional en el que encontraron el cuerpo sin vida de Epstein, de 66 años, también había alojado a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. Antes de su sentencia, el capo mexicano denunció las condiciones de “tortura” que padeció en el interior de la prisión. Durante décadas, otros prisioneros del lugar también se han quejado.

Pero las críticas de los legisladores ante el caso Epstein son diferentes. Muchos denunciaron que el acusado no estuviera bajo un régimen de vigilancia permanente por riesgo de suicidio, sobre todo después de que el multimillonario hubiera intentado acabar con su vida dos semanas antes. Al financiero lo enviaron, en cambio, a una unidad especial en el que los oficiales debían haberlo visitado cada media hora. Sin embargo, cuando encontraron su cuerpo sin vida, Epstein había pasado “varias horas” sin vigilancia.

Además, su compañero de celda había sido puesto en libertad el viernes anterior. Desde entonces, ningún nuevo reo había entrado, algo que viola los protocolos para esas unidades de la oficina de prisiones.

Otros críticos con la celda han denunciado que la falta de personal obliga a los oficiales a hacer horas extras. Algunos de ellos se ven obligados a realizar incluso turnos dobles y triples para suplir la carencia de recursos humanos.

Estas condiciones carcelarias han hecho florecer en redes teorías de la conspiración que cuestionan la causa de la muerte del acusado por delitos sexuales con menores. Algunas de ellas han sido respaldadas por comentaristas conservadores y compartidas por el propio Donald Trump.

El FBI y la oficina del Inspector General del Departamento de Justicia (DOJ) siguen investigando la muerte de Epstein. El fiscal aseguró que “este caso de tráfico sexual fue muy importante para DOJ y para mí mismo” y advirtió a los cómplices que ninguno “debería estar tranquilo. Las víctimas merecen justicia y la tendrán”.

Fuente: La Opinión.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *