Histórica juramentación del puertorriqueño Orlando Rolón como el primer hispano jefe de OPD

En una ceremonia por todo lo alto en el Amway Center, Orlando Rolón juramentó como jefe del Departamento de Policía de Orlando (OPD), el primer hispano en ser nombrado en esa posición. “Siento como una bendición de Dios tener esta oportunidad para representar a todos los latinos en esta posición muy clave. Cuando se viene a hablar de los departamentos de policía de la nación, solo hay unos 100 que tienen la cantidad de oficiales que tenemos nosotros. Obviamente es un honor y espero que en colaboración con nuestra comunidad hagamos muchas cosas”, comentó tras juramentar como el primer puertorriqueño jefe de ese cuerpo policial.

En un mensaje a sus compatriotas, dijo sentirse orgulloso de ser puertorriqueño. “Me considero que soy un producto de este comunidad, donde residen muchas personas de todas partes de Latinoamérica”, señaló el nuevo jefe, quien es originario de Bayamón, Puerto Rico, y agradeció a su esposa Georgina Pinedo que lo “empujó para hacer lo correcto”.

A Rolón lo acompañaban en la audiencia sus padres, su esposa Georgina, sus hijos y otros miembros de su familia. El nuevo jefe le dio crédito de su educación a su familia por haberlo preparado para el papel de jefe. “Mi educación y antecedentes diversos me equipan de manera única para trabajar estrechamente con todos los residentes y visitantes de Orlando, independientemente de su raza, género, etnia, sexualidad o discapacidad. Como latino, como hispano, no es frecuente que celebremos una ocasión tan importante como esta, en el sector público o privado”, aseguró.

Como jefe de policía, Rolón supervisará las operaciones diarias del departamento y se desempeñará como asesor principal del alcalde en asuntos de seguridad pública. El jefe Rolón ha sido miembro del Departamento de Policía de Orlando durante 25 años y ha trabajado en casi todos los aspectos del departamento. Bajo el nuevo liderazgo, OPD seguirá firme su lucha contra el crimen y continuará incorporando nuevas estrategias.

Rolón dijo que comenzará con una evaluación de los datos del OPD para saber dónde implementar la nueva tecnología y así “poder mejorar nuestro trabajo”, pues el funcionario llega a un departamento que ha visto un aumento en el crimen en los últimos años. De 2016 a 2017 hubo un aumento del 2.2% en el total de crímenes. Sin embargo, los crímenes violentos bajaron durante el mismo período de 2,302 incidentes a 2,113.

Con eso en mente el nuevo jefe de la policía de Orlando presentó su visión para el departamento el pasado lunes: mayor tecnología, reforzar las relaciones con la comunidad y abordar los problemas de salud mental y el trastorno de estrés postraumático entre los oficiales. También dijo que reclutar y retener a los oficiales será vital y continuará integrando la tecnología en toda la agencia.

Aseguró que después del año nuevo encabezará eventos “Conozca al jefe” en cada distrito de la ciudad y también usará encuestas para recabar opiniones de la comunidad. “Reconozco que mi visión es ambiciosa y requerirá mucho trabajo y algunos ajustes. Sin embargo, el Departamento de Policía de Orlando tiene una historia de liderar el camino y juntos, y con algunos esfuerzos adicionales, estoy seguro de que lograremos muchas cosas grandes”, aseguró el nuevo jefe.

Durante sus 25 años de carrera en el OPD, el puertorriqueño trabajó o supervisó cuatro oficinas y nueve de las 11 divisiones del departamento. Se ha desempeñado como comandante de la División de Normas Profesionales, de la División de Patrulla del Oeste, de la Sección de Control de Tráfico y de la Sección de Downtown. En 2016 representó a la agencia en la Iniciativa de Datos de la Policía de la Casa Blanca, convirtiendo a OPD en la primera comandancia en Florida en aumentar la transparencia del departamento.

En 2017, Rolón lideró el equipo de oficiales de la policía de Orlando que se trasladó a Puerto Rico después de los huracanes Irma y María para asistir en los esfuerzos de recuperación. Recientemente, se ha desempeñado como comandante de la Oficina de Servicios de Patrullas, la unidad más grande del departamento, compuesta por 408 oficiales y civiles.

Rolón es el jefe número 39 del OPD y el primer latino en dirigirlo. Sucede a John Mina, quien se retiró como jefe para postularse a Alguacil del Condado de Orange. La próxima semana, los votantes decidirán quién será el nuevo alguacil de Orange entre Mina, Joe López, exjefe de la Patrulla de Carreteras, y el empresario Darryl Sheppard.

Mina se convirtió en jefe en abril de 2014 y estuvo al frente de OPD en uno de los momentos más difíciles de la ciudad: la masacre en el club nocturno Pulse en 2016. Mina agradeció a sus oficiales el haber aguantado “cacería de delincuentes, huracanes, lo que fuera que la vida trajera, superaron toda esa adversidad y se enfrentaron a los desafíos y salieron todos los días, hicieron su trabajo, se pusieron en peligro e hicieron una comunidad más segura”. También destacó durante su discurso de despedida la reducción de la delincuencia y los esfuerzos por hacer más accesibles los datos de uso de la fuerza y disparos hechos por oficiales en el cumplimiento del trabajo.

En la ceremonia, OPD anunció otras promociones, entre ellas la del puertorriqueño José Vélez, que sube al rango de jefe adjunto. También ascendieron el capitán Douglas Goerke, el teniente Frank Chisari y el sargento Alyce Payne.

Legacy Cole, activista por los derechos de los afroamericanos y quien ha presentado quejas contra un oficial de OPD por hacer comentarios inapropiados en los medios sociales contra de la raza negra, dijo que aunque no se ha reunido con Rolón “está contento de que haya un cambio de mando”.

Eugenio Bernal, sargento de reserva de OPD, dijo sentirse muy orgulloso del departamento y de la comunidad. “Tenemos un mando nuevo, nuevas cosas. Mientras tengamos el jefe correcto y que sea latino es una maravilla. Orlando y yo hemos sido amigos años y años y reconozco que va a hacer un buen trabajo sin duda”, dijo el veterano que lleva 36 años en la policía y es de origen cubano. “Lo único que le pido a la comunidad es que si conocen a un buen latino, que sea buena persona, que lo manden para acá, porque siempre estamos buscando latinos para la policía”.

“Estoy orgullosa de tener un jefe de policía puertorriqueño”, dijo María Fontanez, originaria de Ciales, Puerto Rico, y residente en Orlando desde hace una década. “Me siento cómoda de que me pueda entender porque yo habló más español que inglés y eso es bueno para mí. Ya era hora de que alguien fuera de nuestra comunidad, que nos entendiera, especialmente ahora que somos muchos”, comentó Fontanez.

Fuente: La Prensa de Florida/Roxana de la Riva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *