¿Por qué la vida moderna nos da dolor de espalda?

Hace 250 años la vida era mucho más dura que la de hoy. La mayoría de las personas morían durante su infancia, no existían muchas de las comodidades que tenemos hoy y los trabajos requerían arduas tareas físicas.

Sin embargo, había algo que casi no existía: el dolor de espalda.

Esta dolencia, en especial la de la espalda baja, no solo es un problema de salud asociado con la vida moderna. Es EL problema de salud más asociado con la vida moderna.

Muchos expertos de la salud lo consideran la principal causa de discapacidad en el mundo.

La serie “Mundos cambiantes, cuerpos cambiantes”, del programa de radio de la BBC The Compass (“La brújula”) analizó la problemática de la mano del doctor Vybarr Cregan-Reid, escritor y profesor de la Universidad de Kent.

Según Cregan-Reid no hay dudas de cuál es la principal causante del problema: la silla (o más bien, nuestro abuso de ella).

El dolor de espaldas se relaciona con la lordosis o curvatura de la columna vertebral.

“Si la curva es demasiado grande o demasiado chica, la espalda será menos eficiente”, explica el experto.

“Cuanto más tiempo pasas sentado en una oficina o en casa o en un automóvil, mayor será la probabilidad de que la curva sea más pronunciada de lo que debería ser”, señala.

Eso es lo que nos causa el dolor, que muchas veces resulta incapacitante.

Los científicos lo llaman una “enfermedad de desajuste evolucionario“. Lo que significa es que nuestro diseño evolutivo está pensado para una vida activa y nuestro esqueleto necesita movimiento físico para mantenerse saludable.

Pero en los últimos 250 años los seres humanos adoptamosuna vida sedentaria que cada vez exige menos movimiento, lo que nos está causando graves problemas de salud.

¿Qué pasó?

Lo que cambió todo fue la Revolución Industrial, que hizo que dejáramos atrás la mayoría de esos trabajos al aire libre que requerían esfuerzo físico.

Eso tuvo un impacto inmediato sobre nuestros pies, que se tornaron más planos y débiles, causando dolencias en las rodillas y las caderas.

Pero fue la llamada Segunda Revolución Industrial, también conocida como la Revolución Tecnológica, la que más afectó nuestras espaldas.

El uso de inventos como la electricidad, la máquina de escribir, el telégrafo y el teléfono transformaron el mercado laboral a finales del siglo XIX y comienzos del XX, haciendo que muchos trabajos pasaran de las fábricas a las oficinas.

Una oficinista escribiendo a máquina en 1898
Image captionA finales del siglo XIX la mayoría de los trabajos empezaron a ser sentados.

Así, las tareas manuales fueron reemplazadas por horas y horas de estar sentados.

La Tercera Revolución Industrial, la Digital, empeoró aún más las cosas, haciendo que el sedentarismo -tanto en casa como en el trabajo- se convierta en una epidemia y una de las principales causantes de nuestros males de salud actuales.

El dolor de espalda en números

Según Cregan-Reid, que ha escrito libros sobre los efectos de la vida moderna sobre el cuerpo, la primera mención del dolor de espalda como afección médica se registró en Egipto en 1500 a.C.

Sin embargo, hasta la Revolución Industrial, las menciones a este tipo de dolencia fueron inusuales y solían estar asociadas a problemas de la vejez.

Hoy la situación es radicalmente diferente.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 70% de las poblaciones en países industrializados sufre de problemas de espalda en algún momento de sus vidas.

En tanto, la revista científica The Lancet publicó un estudio en 2018 que estima que, a nivel global, son 540 millones las personas que padecen de dolor de espalda.

Fuente: BBC News.com


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *