Uruguay gana a lo Uruguay

El gatillo en Uruguay no le tenía ni Luis Suárez ni Cavani. La llave del triunfo la tuvo la estrategia del Maestro Tabárez y la cabeza del potente Josema Giménez. El defensor del Atlético salvó al cuadro charrúa, sobre todo a los imprecisos Suárez y Cavani, de naufragar en el estreno en Rusia frente al áspero Egipto. Cúper tiene un equipo trabajado en defensa, sin fuerza en ataque desde que Sergio Ramos se fue al suelo con Salah en la final de la Champions. Amargo regreso para el cuadro africano a los Mundiales, dulce victoria para la Celeste, que vuelve a celebrar en el primer partido de una Copa del Mundo después de seis intentos fallidos. 
Con o sin Salah, Egipto es un hueso duro de roer. Es, indudablemente, un equipo made in Cúper. La ausencia de su chico franquicia, sin embargo, mermó mucha (o toda) de la pimienta que tiene el conjunto africano en ataque. Nadie se sorprendió en el Ekaterimburgo Arena. Salah se consagró en el Liverpool como un de los cromos estrella de Rusia pero con el punta en el banquillo, el duelo perdió aliciente aunque no cambió los planes del técnico argentino. De entrada, Egipto se le animó a Uruguay, siempre atento para retroceder y pegarse a su portero, El-Shenawy. Nunca, en cualquier caso, astuto para inquietar a la zaga celeste, inquebrantable, bajo el control de Muslera y el mando de Godín.
A Uruguay le costó un buen rato comparecer en el partido. Y eso que al Maestro Tabárez no le faltó nadie. El problema, para la Celeste, es que todavía no termina de encontrar el punto entre el pasado y el futuro. La historia dice que en Uruguay el fútbol se domina en las áreas, buenos defensas, buenos delanteros; el presente apuesta por mediocampistas con más toque, como Bentancur o Vecino. Pero no aparecían los volantes, mucho menos los puntas. Cavani y Luis Suárez quedaban demasiado descolgados del resto de sus compañeros, espectadores de lujo de los centros sin destino de Nández y De Arrascaeta.
Cuando parecía que no había manera de romper el ritmo plomizo del duelo, Tabárez metió mano en el banquillo: reemplazó de una tacada a sus dos extremos. Le funcionó la estrategia al técnico charrúa. 

El problema, sin embargo, era que primero había que sufrir. Nada nuevo para Uruguay. Sí sorprendió, sin embargo, la falta de puntería de Luis Suárez. Errático en el primer tiempo para apuntar definir el córner de Bentancur, poco clarividente para resolver dos buenas asistencias de Cavani. Siempre con idéntico resultado, el meta egipcio le ganó el pulso al delantero azulgrana. Ni siquiera cuando cambiaron de roles, Uruguay pudo romper el cero. 

Suárez asistió de cabeza a Cavani, que sacó un fuerte disparo de zurda que solo agigantó la figura de El-Shenawy. Lo que no supieron resolver los puntas, lo hizo un defensa. Cuando el reloj rozaba el minuto 90, Josema Giménez saltó más que nadie para gritar, de cabeza, la victoria charrúa. Uruguay se impuso en las áreas, como manda su historia. 

Fuente: El País.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *